miércoles, 29 de octubre de 2014

La chica que camina.

Primero y antes de nada abre este link y escucha ESTA CANCIÓN.



La Chica Que Camina.

Unos pies descalzos caminaban por los hierbajos de aquel bello y oscuro prado.
Era de noche y Susan estaba ahí en medio de todo aquella oscuridad. Caminaba mirando a su alrededor, no sabía cómo había llegado allí. Recordó que la última vez estaba preparándose para ir a la cama. "Tendría que estar en la cama" se dijo para sí misma varias veces mientras no paraba de mirar de un lado para otro. Su vello se puso de punta, su piel de gallina y su aliento entrecortado.

La oscuridad era absoluta pero se podía ver el horizonte de aquél oscuro y sombrío prado. Solo estaba el cielo estrellado, la inmensidad y un sin fin de hierbajos que ocupaban todo aquél lugar.

Hacía viento y frío. Ella seguía caminando y mirando hacia su alrededor. Su corazón iba a mil por hora.
Empezó a jadear y a caminar cada vez más deprisa preguntándose por qué estaba en ese oscuro y tétrico lugar tan solitario. Sus pies descalzos en esa fría hierba la hacían estremecer. La hierba estaba muy húmeda.

De repente se paró en seco cuando escucho de lejos algo que parecía unos gemidos que cada vez se iban acercando a ella. Chilló y echó a correr.
Los gemidos cada vez se hacían más y más pronunciados y más cerca de ella, la perseguían.

Susan estaba en estado catatónico.

"¡DÓNDE COÑO ESTOY!" "¡AYUDA!" Gritaba sin parar...pero en vano. No había nada, no había nadie, solo ella, en pijama y corriendo de un lado para otro mientras que unos gemidos monstruosos la perseguían.

Por un segundo, el cielo se tiñó de un rojo oscuro, las estrellas desaparecían dejando ver unos ojos monstruosos que la miraban desde las alturas, los hierbajos se convertían en entrañas haciéndola correr y tropezar repetidas veces mientras se iba cubriendo de sangre.

Susan estupefacta miraba hacia abajo, miraba hacia arriba. Estaba completamente en shock, no entendía nada. "POR QUÉ YO" se repetía una y otra vez mientras lloraba e intentaba escapar de todo aquello que parecía imposible evitar.

Sentía las entrañas en sus pies, calientes, candentes, llenos de sangre. Lloraba sin parar.

De repente divisó lo que parecía una silueta de un hombre alto y delgado. No tenía rostro, ni siquiera cuerpo. Era una silueta que la señalaba mientras emanaba de su sombría cara una sonrisa de enormes dientes afilados y blancos, tan blancos que la encandiló por unos segundos y la aterró al instante.

La silueta se acercaba por delante y los gritos por detrás. Susan ya no sabía que hacer, no podía moverse. Estaba atrapada por sus propios demonios que la acorralaban a ambos lados. Ojos en el cielo la miraban sin parar, voces a su espalda, siluetas frente a ella, entrañas a sus pies.

De repente el suelo comenzó a tragársela. Susan intentaba huir con todas sus fuerzas, luchando por soltarse, intentando dar un paso más pero era imposible, la tiraban hacia abajo con tal fuerza que al final se rindió y calló derrumbada del cansancio.

Poco a poco comenzó a hundirse en ese mar de entrañas. Sentía una fuerte presión en su pecho, no podía respirar bien. Empezaba a hacer calor, mucho calor. Sus ropas se quemaban y su carne también. Chillaba de dolor. Ya apenas podía ver el cielo estrellado de ojos rojos y aterradores que la miraban. Estaba quemándose viva. Había llegado su hora y no era para nada como se lo esperaba.


La sonrisa siniestra de aquel espectro estaba justo delante de su cara.



"Bienvenida al infierno, Susan"







Relato escrito en memoria de una de mis favoritas asesinas en serie, Susan Atkins. DEP. Descansa allá donde estés pequeña Susan, espero que por fin hayas encontrado la paz que no supiste dar a tus víctimas.



2 comentarios:

  1. Ha muerto en la cama, relativamente en paz, puede que antes de perder la razón incluso se arrepintiera de lo que hizo. Después de todo algunas tiene suerte. Pierde en el olvido Atkins.

    PD:¿ es tuyo? No esta mal el relato . Soy aficionado a los filos pero no a la gente que hace mal uso de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es mío. Lo hice en un momento concreto de inspiración. Supongo que tras escuchar varias canciones de música maligna, me invadió el mal xD.

      Eliminar