miércoles, 2 de octubre de 2013

La crisis está sacando lo peor de mi.




Parecerá una chorrada pero la crisis está haciendo mella en mis instintos asesinos y os hablo completamente en serio. Cada día que pasa y viendo las injusticias que veo a diario por la tele o en los periódicos, únicamente pienso en revolución y sobretodo en muertes, en matar a esos hijos de puta, en no tener piedad con ellos. En "hacer un Luis XVI".

Una de mis muchas noches de insomnio me puse a navegar por internet y entre una cosa y otra terminé leyendo por wikipedia el número de personas que han muerto por suicidio como consecuencia de la crisis en estos últimos años, a raíz de eso vi un reportaje de un señor que intentó suicidarse en un banco pero no lo consiguió y que años más tarde volvió a hacerlo, esta vez consiguiéndolo. Él era un padre de familia y no tenía nada, se lo habían quitado todo, lo echaron del trabajo y no conseguía curro ni para limpiar escaleras, nada. Empeñó sus joyas, sus recuerdos, las deudas se hicieron más grandes y tuvo que vender su casa al banco.

Esto es una mierda, el número de suicidios por la crisis ha aumentado en estos últimos años y esto me preocupa señores, me preocupa porque entre recortito por aquí y recortito por allá, nos están asfixiando y puede que no tengan el arma en las manos y nos apunten directamente a los ojos pero creo o al menos es lo que siento yo, y es que estos polituchos de mierda nos están matando dolorosa y lentamente con tanto recortito.

Yo soy una joven estudiante y tengo miedo de mi futuro. ¿Qué será de mi? A veces me pregunto cosas como "¿podré tener hijos? ¿es justo tenerlos sabiendo que van a estar privados de muchas cosas? ¿podré comprarme una casa el día de mañana? ¿y mi pensión de jubilación? ¿podré llegar a jubilarme sin morir en el intento?" Os juro que me he hecho tantas preguntas que lo único que me queda es resignarme y sobrevivir más que vivir.

Es por eso mi odio al sistema y a todos esos que nos gobiernan. ¿Qué derecho tienen los bancos de coger y desahuciar a esa pobre gente que no tiene donde caerse muerta? ¿ven a lo que me refiero con que nos están matando lentamente? Luego esos pobres infelices que llevan currando toda su puta vida se ven sin nada y luego pasa lo que pasa, se suicidan al no poder soportarlo.

Qué queréis que os diga, yo soy más radical, antes de suicidarme, me planto en un banco y me cargo a algún "mandamás" de esos cabrones que nos endeudan o lo mismo llevo gasolina a un banco y lo quemo todo. La cuestión es que conmigo no van a acabar, antes de matarme yo me llevo a alguien por delante y os lo digo totalmente en serio y sé que estoy siendo muy radical pero es que lo que me ha demostrado el sistema con todos estos recortes y todos estos desahucios es que les importamos una puta mierda y como he visto que ellos no se preocupan ni por mi, ni por ti ni por el resto de la población corrientita que no tenga pasta y pueda vivir de lujos, pues entonces no me voy a preocupar de ellos.

Os juro que iría a un banco o a alguna sede de estos partidos políticos que nos van matando lentamente y armaría un buen revuelo porque conmigo no van a poder, a mi no me van a matar. No pienso tirar la toalla, ni pienso ser una suicida más del sistema.

Creo que esto tiene que estallar de alguna forma y debe de ser de manera violenta porque pacíficamente visto lo visto no funciona, (me recalco a las palizas de los mossos o de la policía en general cuando han habido manifestaciones etc.), esos hijos de puta que incluso se infiltraban y se hacían pasar por personas como tú y como yo y empezaban a provocar peleas para que luego la policía diesen de hostias a esas pobres personas que iban a manifestarse pacíficamente, manifestarse por sus derechos, ESOS QUE NOS ESTÁN ARREBATANDO POCO A POCO..

Hay que actuar y hay que hacerlo con leña, a base de hostias.









9 comentarios:

  1. Canción del pirata

    Con diez cañones por banda,
    viento en popa, a toda vela,
    no corta el mar, sino vuela
    un velero bergantín.
    Bajel pirata que llaman,
    por su bravura, El Temido,
    en todo mar conocido
    del uno al otro confín.

    La luna en el mar riela
    en la lona gime el viento,
    y alza en blando movimiento
    olas de plata y azul;
    y va el capitán pirata,
    cantando alegre en la popa,
    Asia a un lado, al otro Europa,
    y allá a su frente Istambul:

    Navega, velero mío
    sin temor,
    que ni enemigo navío
    ni tormenta, ni bonanza
    tu rumbo a torcer alcanza,
    ni a sujetar tu valor.

    Veinte presas
    hemos hecho
    a despecho
    del inglés
    y han rendido
    sus pendones
    cien naciones
    a mis pies.

    Que es mi barco mi tesoro,
    que es mi dios la libertad,
    mi ley, la fuerza y el viento,
    mi única patria, la mar.

    Allá; muevan feroz guerra
    ciegos reyes
    por un palmo más de tierra;
    que yo aquí; tengo por mío
    cuanto abarca el mar bravío,
    a quien nadie impuso leyes.

    Y no hay playa,
    sea cualquiera,
    ni bandera
    de esplendor,
    que no sienta
    mi derecho
    y dé pechos mi valor.

    Que es mi barco mi tesoro,
    que es mi dios la libertad,
    mi ley, la fuerza y el viento,
    mi única patria, la mar.

    A la voz de "¡barco viene!"
    es de ver
    cómo vira y se previene
    a todo trapo a escapar;
    que yo soy el rey del mar,
    y mi furia es de temer.

    En las presas
    yo divido
    lo cogido
    por igual;
    sólo quiero
    por riqueza
    la belleza
    sin rival.

    Que es mi barco mi tesoro,
    que es mi dios la libertad,
    mi ley, la fuerza y el viento,
    mi única patria, la mar.

    ¡Sentenciado estoy a muerte!
    Yo me río
    no me abandone la suerte,
    y al mismo que me condena,
    colgaré de alguna antena,
    quizá; en su propio navío
    Y si caigo,
    ¿qué es la vida?
    Por perdida
    ya la di,
    cuando el yugo
    del esclavo,
    como un bravo,
    sacudí.

    Que es mi barco mi tesoro,
    que es mi dios la libertad,
    mi ley, la fuerza y el viento,
    mi única patria, la mar.

    Son mi música mejor
    aquilones,
    el estrépito y temblor
    de los cables sacudidos,
    del negro mar los bramidos
    y el rugir de mis cañones.

    Y del trueno
    al son violento,
    y del viento
    al rebramar,
    yo me duermo
    sosegado,
    arrullado
    por el mar.

    Que es mi barco mi tesoro,
    que es mi dios la libertad,
    mi ley, la fuerza y el viento,
    mi única patria, la mar.

    José de Espronceda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí cada loco con su tema, ¿no? xD

      Eliminar
    2. Y cada tema con su loco. ¿No viene de vez en cuando muy bien que le roben una sonrisa? Es una pregunta retórica.

      Eliminar
  2. Cada vez hay más gente que piensa asi, por desgracia. Al final va a acabar esto como en Grecia...

    ResponderEliminar
  3. Señorita, completamente de acuerdo con usted.

    El otro día cenaba con una pareja y hablamos de esto mismo. La chica, mujer trabajadora, ahora embarazada, de ideas firmes pero en absoluto una persona violenta ni radical, comentaba que no le extrañaría lo más mínimo que en el momento menos esperado, en una sucursal, una delegación del gobierno o mismamente una manifestación, cualquier persona hastiada de esta situación sacase un arma y se liase a tiros con la autoridad.

    Me llamó mucho la atención el comentario no por el contenido, sino por la persona que lo expresaba, una chica completamente normal, que vive siempre como atrapada en su infancia.

    Si una persona así espera de veras que la situación se torne violenta, qué no estaremos pensando los que somos "un pelín" más radicales.

    Lo que falta es la chispa que nos ponga a TODOS a rodar, y no se queden las cosas en la sobremesa.

    ResponderEliminar
  4. Señorita, completamente de acuerdo con usted.

    El otro día cenaba con una pareja y hablamos de esto mismo. La chica, mujer trabajadora, ahora embarazada, de ideas firmes pero en absoluto una persona violenta ni radical, comentaba que no le extrañaría lo más mínimo que en el momento menos esperado, en una sucursal, una delegación del gobierno o mismamente una manifestación, cualquier persona hastiada de esta situación sacase un arma y se liase a tiros con la autoridad.

    Me llamó mucho la atención el comentario no por el contenido, sino por la persona que lo expresaba, una chica completamente normal, que vive siempre como atrapada en su infancia.

    Si una persona así espera de veras que la situación se torne violenta, qué no estaremos pensando los que somos "un pelín" más radicales.

    Lo que falta es la chispa que nos ponga a TODOS a rodar, y no se queden las cosas en la sobremesa.

    ResponderEliminar
  5. No falta razón, pienso lo mismo, esto para arreglarse debe estallar, para cambiar el sistema hay que cortar de raiz... y para eso, ya sabemos lo que debe pasar. Aún queda mucho por sufrir, estoy seguro, pero un día nos despertaremos, y sabremos que es el día en que no podremos dejar pasar una más.
    Debemos darnos cuenta de que todo está cambiando, se cubren las espaldas entre ellos. La democracia se acabó hace ya mucho tiempo, pero no nos dimos cuenta, porque no nos faltaba de nada... ahora ha llegado el tiempo en que nos quitan todo de las manos, y sin derechos a reclamar, ni de levantar la voz y pronto de quien sabe si de pensar...
    El poder del cambio lo tenemos nosotros... unidos, en nuestras manos. El dinero, solo tiene el poder que nosotros queremos darle. Ahí está la clave.

    ResponderEliminar
  6. No falta razón, pienso lo mismo, esto para arreglarse debe estallar, para cambiar el sistema hay que cortar de raiz... y para eso, ya sabemos lo que debe pasar. Aún queda mucho por sufrir, estoy seguro, pero un día nos despertaremos, y sabremos que es el día en que no podremos dejar pasar una más.
    Debemos darnos cuenta de que todo está cambiando, se cubren las espaldas entre ellos. La democracia se acabó hace ya mucho tiempo, pero no nos dimos cuenta, porque no nos faltaba de nada... ahora ha llegado el tiempo en que nos quitan todo de las manos, y sin derechos a reclamar, ni de levantar la voz y pronto de quien sabe si de pensar...
    El poder del cambio lo tenemos nosotros... unidos, en nuestras manos. El dinero, solo tiene el poder que nosotros queremos darle. Ahí está la clave.

    ResponderEliminar