martes, 30 de julio de 2013

La sumisión financiera.





Vengo a hablarles de un fetiche tan fetiche como cualquier otro pero difícil de creer para algunos y es que hasta yo reconozco que me cuesta creerlo a veces pero existe y ahí está, es la sumisión financiera.

¿En qué consiste? Básicamente una chica pacta con un chico, en este caso sumiso que ella podrá acceder a dinero que este le proporcionará cuando a ella le de la puta gana, consiguiendo así, humillar y utilizar al sumiso, muchas veces sin nada a cambio.

En teoría el sumiso disfruta que una chica, que generalmente debe de ser jovencita y sexy se aproveche de él de esta manera y encima lo humille haciendo mofa de lo pringao que es y esto a los sumisos les produciría mucho placer, y a la chica dominante, pues como os podréis imaginar, disfruta el doble, xD.

¿Que por qué vengo a hablarles de este curioso fetiche? pues porque yo alguna que otra vez lo he hecho y hay gente que le cuesta creer que de verdad hayan calzonazos que disfruten viendo como una tía coge y se gasta su dinero porque sí en ropitas o lencería, zapatos de tacón o en cenas o fiestas.



Yo he tenido varios sumisos financieros y bueno, qué decir, que un capullo coja y cumpla o intente cumplir todos tus deseos y fantasías y que luego encima te puedas regocijar de ello, diciéndole que es un calzonazos y un subnormal y que es patético por lo que hace mientras ves como su polla se pone cada vez más erecta es un puto gustazo.

Luego encima disfruto mucho enseñando por la webcam lo que me compré con su dinero y eso les hace sentirse aún más humillados.

Lo que ocurre que hoy en día hay muchas tías que lo ven como una forma fácil y rápida de conseguir dinero así sin más y tampoco es eso. La sumisión financiera hay que saberla disfrutar y a veces incluso hay que saber como llevarla. Yo he tenido sumisos que me han SUPLICADO por adorarme y darme dinero y se lo he negado, consiguiendo así que estén más frustrados e ignorados y su deseo aumente porque a mi que un tío me de cuatro duros me la trae muy floja y esa sumisión va más allá. No es que te den dinero porque te den dinero y ya, hay que saber jugar con ellos, hay que saber hacerles entender lo inútiles que son y que simplemente son trozos de mierda dispuestos a estar ahí siempre para su diosa y señora.

Y del mismo modo que hay tías que solo van a lo que van, también hay que tener cuidado porque muchos van de sumisos y la realidad es bien diferente.
Hay tíos que básicamente también intentan engañar, como en todas partes pero bueno si existe una buena relación de bdsm y de sumisión financiera os puedo asegurar que se disfruta mucho POR LAS DOS PARTES :).

Bueno, ¿qué os parece este extraño pero curioso fetiche?

8 comentarios:

  1. Me parece muy curioso y extraño, cómo dices. Hay muchas modelos, chicas en general que si, que si les compras ropa, o juguetes eróritocs, etc... pues te muestran cómo les queda, como los usan y tal.

    Quid pro quo. Pero dar dinero a cambio de nada, me parece extraño. Pero cada cual tiene sus fetiches. =)

    ResponderEliminar
  2. XVI

    Cuando me lo contaron sentí el frío
    de una hoja de acero en las entrañas,
    me apoyé contra el muro, y un instante
    la conciencia perdí de dónde estaba.

    Cayó sobre mi espíritu la noche
    en ira y en piedad se anegó el alma
    ¡y entonces comprendí por qué se llora!
    ¡y entonces comprendí por qué se mata!

    Pasó la nube de dolor... con pena
    logré balbucear breves palabras...
    ¿Quién me dio la noticia?... Un fiel amigo...
    Me hacía un gran favor... Le dí las gracias.

    Gustavo Adolfo Bécquer

    ResponderEliminar
  3. En realidad no es tan extraño. Es decir, suena curioso, pero puede ser una deriva psicológica (sin argentinismos) del propio gusto por la sumisión. En general, se acepta como tópico el que uno sea sumiso no sólo por el placer que le provoca serlo, sino porque en su VIDA REAL no lo es.

    Hablo de directores, jefes, encargados, personas con cargo de responsabilidad, acostumbrados a mandar, a imponer su criterio, a ver cómo la gente hace sin rechistar lo que le piden. Esa gente puede desarrollar un vacío, un vacío emocional a no saber empatizar con esa situación de obediencia. El sumiso financiero, que creo francamente que existe, es alguien capaz de generar para sí una riqueza que no le proporciona placer o mejor dicho, que seguramente ambiciona poco o ha agotado su deseo material. El perfil sería el de alguien que no entiende el dinero como un utensilio para comprar voluntades y sí para compensar lo que seguramente considere en él un acto inmoral de enriquecimiento.

    Joder qué coñazo, hablo como lo que no soy, parezco un psicólogo.

    besos amalados

    ResponderEliminar
  4. Pues me parece que hay mucho retrasao dando vueltas por el mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuestión de gusto, nada más, cada uno hace lo que quiera con su dinero.

      Eliminar
  5. Que pardillos....yo gano mi propio dinero....pero gastarme el suyo...eso mo tiene precio y el ver como encima agacha la cabeza y me pide encima perdon.............

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una sensación maravillosa. Son unos auténticos calzonazos :)

      Eliminar